Las fronteras rotas

El pasado fin de semana se vivió un evento sin precedentes en la historia del Drag centroamericano, por primera vez se juntaron competidores de CA4 en una pista al sur de sus fronteras.

Este fue el segundo intento por lograrlo, la administración anterior de la pista lo intentó sin éxito y quedaba ese mal sabor de boca y era como una especie de reto el lograrlo.

Cientos y cientos de kilómetros separan Guatemala de Guápiles, localidad que alberga a La Marina Racetrack, que por mucho es la mejor pista de Drag en Costa Rica, desde allá partió el Team Pájaro Loco con Aldrin Franco como líder y su Civic EF que quería demostrar su poder , Team Rauda de El Salvador hizo lo mismo con su VW MK1 que contaba con 12s medios en la bolsa y quería mejorar aún más su tiempo, de Nicaragua El Team Quezada con Jimmy “NOS” y “Sopa Racing” como referentes también emprendieron el viaje con un GTR R35 y un par de Civics.

El panorama no pintaba fácil, el guatemalteco tuvo que superar los obstáculos de las tres fronteras que separan su país de su meta. Junto a Rauda era su segundo intento en llegar a tierras costarricenses, tuvo que dormir dos noches en fronteras, los ticos son famosos por su burocracia en las fronteras ante el fenómeno de la inmigración y el contingente de pilotos debía demostrar que solamente viajaban a una carrera, no a quedarse. Finalmente el viernes y ya cuando casi los de CA4 se daban por vencidos ante los innumerables requerimientos, vieron la luz, las puertas fueron abiertas y las fronteras fueron rotas, amén al esfuerzo y entusiasmo de ese grupo de amantes de los motores que viajaban dispuestos a poner en alto a sus países, y a escribir su propia historia en la pista.

La historia les reconocerá como los primeros de sus países en correr en una pista costarricense, el premio fue enorme, se ganaron el cariño y el reconocimiento de todos los pilotos locales y más aún de los miles de aficionados que fueron testigos de su valentía y del poder de sus motores.

¡Arriba Centroamérica, el Deporte Motor no conoce fronteras!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *