Drag

¿Pista en Nicaragua? Hasta no ver no creer

por  | 

El día de ayer se publicó en diversos medios nicaragüenses sobre el anuncio de la construcción de un moderno autódromo en una zona conocida como Los Brasiles, la cual queda a unos veinte minutos de Managua.

Las instalaciones contarían con un estadio para diversas disciplinas deportivas.

No es que no nos alegremos por ese anuncio, porque de concretizarse, subiría el nivel del deporte motor en Nicaragua y nuestros colegas tendrían un sitio óptimo en el cual desarrollar sus motores y proyectos al más alto nivel de competitividad.

Pero nos quedan muchas dudas al respecto, porque no es la primera vez que se hace un anuncio similar; hace unos tres años se habló de un estudio para realizar un proyecto similar en en cual involucraba a la FIA, pero todo se quedó en eso, proyecto. El tiempo pasó y nunca más el gobierno o entidad afín se pronunció sobre el tema.
A principios del 2015 se anunció por parte de la misma persona portavoz del gobierno (Bayardo Arce), la construcción de una pista de 1/4 de milla en el Malecón de Managua, se hablaba de acomodar una avenida amplia con graderíos y los elementos básicos para desarrollar ahí las carreras, coordinadas por el gobierno central y la municipalidad de la capital.

Ahora se anuncia un proyecto de mayor envergadura, donde será necesaria la inversión de varios millones de dólares, en el cual se habla de ocupar la pista de aterrizaje conocida como Los Brasiles y optimizarla para competencias de 1/4 de milla, se habla de construir una pista para circuito lo cual requiere un esfuerzo mayor de parte de las autoridades y organizaciones afines al deporte motor en Nicaragua. 
 

Maqueta de la pista , presentada ayer.

 

No negamos que el proyecto suena bastante ambicioso y que pondría a la tierra de Sandino en el epicentro del deporte motor regional, pero por los vientos que soplan al rededor, sin fecha anunciada de inicio de construcción y sin un plan de trabajo real, este proyecto quedará como todos los anteriores, en simple proyecto.

Por el bien del deporte motor y por el bien de Nicaragua esperamos equivocarnos, por eso decimos que… ¡Hasta no ver, no creer!