Trump exige retirar ensambladoras automotrices de Latinoamérica

Es inminente que el próximo 20 de enero en los Estados Unidos de América el presidente electo Donald J. Trump tomará posesión de su nuevo cargo. Aunque no vivamos en dicho país, no hace falta explicar las innumerables razones por lo que sus cambios políticos pueden afectarnos directa e indirectamente.

Sin embargo, dejando a un lado la política, hay un aspecto que vemos está en juego durante las últimas semanas. Y es que Trump ha sentenciado a las gigantes automotrices de América a que no fabriquen sus vehículos fuera de los Estados Unidos, y que en caso lo hagan, tendrán que pagar un alto impuesto.

img_5205

El beneficio que el presidente electo propone, es inyectar capital en su país, y promover el empleo. Razones bastante loables. Nosotros sin duda desearíamos que en los países en los que vivimos se promoviera la inversión de grandes empresas y se generaran empleos de este tipo.

Sin embargo, hay otros factores que entrarán directamente en consideración. Para tomar por ejemplo el caso de Fiat-Chrysler, quien actualmente emplea más de 11,800 personas en México, se vería obligado a mover sus plantas a Estados Unidos. ¿Qué consecuencias tendría esto?

Viendolo desde el punto de vista mercadológico, podría decirse que la Dodge RAM (ensamblada en Saltillo, México) y el Fiat 500 (ensamblado en Toluca, México) llegarán a ser más «Norteamericanos» y su prestigio en el mercado local va a incrementar. Agregandole el tema ya mencionado de que se generarán más empleos locales para dicho país.

Fiat-Chrysler ya ha anunciado haber desistido de sus proyectos en México, y que ha decidido invertir 1 Billón de dólares en sus plantas de Michigan y Ohio. Ford también ha confirmado algo similar.

Sin embargo, según algunas fuentes General Motors ha decidido continuar con sus plantas en México, a pesar de los directos ataques de Donald Trump, como su Tweet del pasado 3 de enero «General Motors is sending Mexican made model of Chevy Cruze to U.S. car dealers-tax free across border. Make in U.S.A.or pay big border tax!»

img_5208

Estas amenazas directas nos ponen a pensar que, en esta historia, los afectados somos los latinoamericanos. Se está poniendo en riesgo el empleo de muchos técnicos e ingenieros talentosos que trabajan en estas plantas, que quieren ser llevadas a Estados Unidos

¿Qué pasará con el Chevrolet Cruze, u otros modelos fabricados en latinoamérica? No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que el muro que Trump prometió, no necesariamente será de ladrillos. Es un muro social, que ya comenzó a levantar.

img_5209

 

Fuentes:

http://www.fcanorthamerica.com/company/AboutUs/CdeM/Pages/AboutUs-CdeM.aspx

7 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.