La emotiva carta de despedida de un padre para su hijo

Dagoberto Israel Miranda, era un joven que tocaba al menos 20 instrumentos musicales y servía en su iglesia desde pequeño.

No hay dolor más grande para un padre que perder un hijo, el sábado 26 de enero quedará grabado en la mente de don Dagoberto, su vida transcurría tranquila disfrutando a su familia y sirviendo en la iglesia Elim en la cual es Pastor, cuando una llamada lo cambió todo, su hijo primogénito quien también llevaba su nombre, había sido víctima de un accidente provocado por un joven que conducía bajo los efectos del alcohol en Ilopango.

 

Motocicleta que conducía Dagoberto Israel Miranda.

Dagoberto Israel sufrió múltiples golpes y fue trasladado hacia un centro asistencial donde luego que los doctores lucharan por salvarle la vida, entregó su alma al creador. Su padre es un hombre de fe, pero un hombre al fin, cargado de dolor y tristeza ante tal tragedia, le dedicó estas palabras en su muro de FB, donde refleja cuánto amor le tenía a su hijo y cuán fortalecido se siente a pesar de todo.

”El dia de ayer cuando mi hijo mayor, víctima del accidente que lo envió a la misma Gloria de nuestro Dios, fue y ha sido lo mas indescriptible en cuanto a dolor se refiere.

Mi querido hijito lindo cuando iba para el quirofano, el les decía a los doctores, » atiendan por favor al otro muchacho, porque el viene mas grave que yo» .

Eso me llena de orgullo y satisfacción de saber el tipo persona que era mi hijo, niñito lindo. Otro muchacho, que también sufrió y fue parte del accidente, y quien seria llevado también al quirofano sobrevivió, mi hijo, murió. Mi hijo, hasta el último momento de su vida destacó su cristianismo, humanismo y persona de valor, como dice la palabra de Dios, «nadie tiene mayor amor que este, que alguien ponga su vida por amor a los otros».

Mi hijo murió preocupado por el bien del prójimo como prioridad, y eso era característico en él. Mi hijito no era perfecto, pero era un joven de valor. Nació y murió en el evangelio. Bravo, bravisimo mi tocayo hijo.

Dios ya te tiene en su casa, que hoy es tu hogar celestial. Ya cumpliste y completaste tu carrera, pero tu esposita como le decías, tu hijita de tres meses, tus dos hermanos, tu madre, tu abuela materna, tus familiares en todo lugar, y yo, te extrañaremos hasta mi muerte.

Te amo mucho Daguito, me haras mucha falta, espero que Dios me ayude a poder vivir sin vos. Eras la niña de mis ojos.

Sabes qué, distruta a Dios, disfruta el cielo, disfruta y sentite gozoso porque, cumpliste tu propósito. Sabias cinco idiomas, podias tocar aproximadamente 20 instrumentos musicales, conocias casi todo el oficio de reparar y liberar celulares, reparar motos, dabas soporte técnico en una empresa americana.

El día que te cásaste te enloqueciste por tu esposita, y después por el nacimiento de tu hijita Perlita Miranda.

Te mandaste mi hijo. Llevaste nuestro apellido y sangre hasta el final de tu carrera.

Dagoberto Israel Miranda Flores, saludame a Jesús, ya lo estas viendo, disfruta tu destino final hijo mío. Me dejas un gran vacío, si, un gran vacío. Me dejas muy triste, demasiado diría, pero, Dios ya te tiene en su gloria.

Hasta muy pronto mi querido niño.

Te amo y te amaré muchísimo siempre. Alla nos vemos mi querido hijo, hermano y amigo.

Sólo le pido a Dios que podamos sobrevivir de la mejor manera sin vos.
Hasta pronto hermano.

En el cielo ya no sos mas mi hijo, sos mi querido hermano en Cristo. Este día comenzabas a estudiar en otra universidad para aprender y ser mas útil a la sociedad y tu familia.

Te extraño………… Te amo y te amé mucho.”

Pastor Dagoberto Miranda junto a su nieta, hija de su primogénito quien falleció en el trágico percance.

Hasta el momento de desconoce la situación legal del joven responsable de la muerte de Dagoberto y de una joven que acompañaba al causante de la tragedia, ya que al ser menor de edad las leyes le protegen.

A los conductores les recordamos evitar consumir bebidas embriagantes si luego van a manejar, a las autoridades les exhortamos a hacer complir la ley y así evitar más tragedias cómo estás,  los padres de las victimas les extendemos nuestras más sinceras condolencias y en especial a don Dagoberto le recordamos las palabras de Jesucristo en Juan 11:25 “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mi, aunque este muerto vivirá”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *