Honda gana una carrera después de 13 años

Después de muchos años de sufrimiento, Honda ha conseguido que uno de sus coches haya terminado en lo más alto del podio de la Fórmula 1, esto tras la victoria de Max Verstappen en el Gran Premio de Austria.

Para escudería nipona es de doble celebración debido a que logra esta victoria de manos del holandés de 21 años de edad, luego que Honda regresara a la categoría en 2015.

Pese que el inicio del camino no ha sido fácil, la alianza McLaren- Honda venía a ser una esperanzadora y temible coalición para rememorar los hitos cosechados por ambas marcas entre las temporadas 1988 y 1991 –ambas incluidas–. No obstante, nada salió de cara y el mal rendimiento de la unidad de potencia, unido a la constante presión de los británicos, hizo que el proyecto se convirtiese en un calvario de tres largos años de abandonos.

La última victoria de un coche motorizado por Honda fue en el Gran Premio de Hungría de 2006. En aquella ocasión, Jenson Button –quien también sufrió el pobre ritmo de los nipones en 2015 y 2016– remontó desde la 14ª posición en una carrera pasada por agua. La actuación del británico fue estratosférica.

Masashi Yamamoto, director general de Honda en Fórmula 1, ha explicado la importancia de la victoria de Verstappen en el Red Bull Ring. El trofeo de ganador supondrá una dosis de motivación extra para la gente de la fábrica en Sakura.

«Es lo más importante para Honda para seguir en Fórmula 1 en el futuro. Obviamente, va ayudar a la motivación y a Honda porque ha sido una victoria preciosa. Creo que este rendimiento va a ser genial para Japón y para los aficionados», ha declarado.

Fuente: SoyMotor.com